Décimo Aforismo

N. presenta un aforismo de Igui



Triste situación que los hombres no reconozcan su condición suicida.

(Sin título)

 

N. presenta un instante narrativo de P-Laco.

 

El cerebro te dice: tienes sueño, duerme. La costumbre te dice: es tarde, duerme. Pero tú, tú no haces caso, no puedes dormir. No puedes dormir si al acostarte sentirás que el peso de tu cuerpo será demasiado para ser soportado por tu cama, que tus huesos de hierro quebrarán los soportes y desplumarán el colchón.

Sales del cuarto, das una o dos vueltas por tu casa; llegas a la cocina sin darte cuenta. Tu estómago te habla, necesita comida, pero tú, tú no puedes comer. Te preparas un pan tostado y le untas mantequilla. Te lo acercas a la boca y mientras tu estómago te ruega que lo muerdas, algo te mueve a aventar el pan a la pared. Ves con una desgarradora satisfacción cómo se resbala lentamente por la pared de la cocina y vuelves a caminar.

Llegas a tu recámara sin darte cuenta pues tus ojos abiertos están cerrados y no puede cerrarlos pues, si lo hicieras, serías invadido por el terror de abrirlos. No cerrarás los ojos juras mientras tus ojos cerrados te llevan a la cama, directo al plano desconocido donde los párpados se cierran para dejar entrar a la visión.

Viva el Mero Mole

 

mexicanísimo

                el estridentista

                               dijo

 

¡Viva el

                Mole de Guajolote!

 

N.

         poeta guajolotero

                                           gritó

                                                       ¡Viva el

                                                                      Mero Mole!

 

dicharachero

                          cabulea

                                           hasta la

                                         misma cábula

 

mexicanísimo

                filósofo nopalero

                               a la Llorona

                               albureando conquistó

                                               sosegó

                                               a Chupacabras

                                                            tiró él

                                                                     el muro

                                                                     que secaba río grande

 

 

 

bastó mirada

enmolecida

para arrestar al Chapo

palabra pronunciada

para vencer a Salinas

y bostezando

recuperó economía

                                              

 

dicharachero

                          cabulea

                                           hasta la

                                           misma cábula

 

 

N.

         poeta guajolotero

                                           gritó

                                                       ¡Viva el

                                                                      Mero Mole!

 

N. apoya a Tu Mero Mole como futuro amo de las redes.

Morfeo

N. presenta un cuento de BaNG.

 

Escuchaba la voz, entendía la forma de las palabras. No había respuesta. El discurrir de su voz comenzaba a tornarse en un arrullo.

No había respuesta. El material del lenguaje estaba ahí; obra negra testigo de una construcción fallida por falta de presupuesto, de esfuerzo, de voluntad. Yo que sé.

Faltaba que esa obra negra se trabajara hasta volverse una casa habitada por el sentido que permitiría que ese lenguaje invadiera mi ser y lo habitara.

Pero así, en su pura materialidad, la unión de verbo, sustantivo y adjetivo me llevaban a una constante repetición de la “z”.

Tantas palabras, tantas. Sonidos innecesarios que me llevaban a los brazos de Morfeo.

Morfeo.

Prefiero una pastilla.

El murmullo es oscuro. En el piso hay polvo de cemento y por las ventanas aún sin vidrio entra aire frío.

Morfeo.

Es oo oos cuuroo ------- morfeo

Materia fónica, fonema, fonema, fone...

                                                              …

                                                                  …

                                                                      zzzzzzz

Callejero

 

N. presenta un poema musical.

Hay un proceso a seguir: primero deben leer el poema y luego, si el lector gusta, escuchar la canción que éste emula.

Este poema era originalmente parte del primer libro de N., pero ha decido que este medio es más apto para su difusión.

 

_____   :::::        _____   :::::        _____   :::::        _____   :::::        _____   :::::        _____

 

 

 

turuturu

tu

tu       tuu  rurú

turuturu

tu

tu

tururú

 

caiyejero

        

         caiyejero

 

pá pá 

         raraa

                   ra ra ra         papapará

 

pá pá

        raraa

                   ra ra ra         papapará

 

caiyejero

        

         caiyejero

 

diri diri di di di diiiii

diri diri di di di diiiii

 

 

pa pa paaará paaara pa pa paaará

pa pa paaará paaara pa pa paaará

pa pa paaará paaara pa pa paaará

pa pa paaará

 

caiye vá

vá caiye

vavavá

caiyejero

 

 

caiyejero vavavá

vá caiyejero

caiyejero vá

caiyejero

caiye vá

caiyejero

            _____   :::::        _____   :::::        _____   :::::        _____   :::::        _____   :::::        _____