Tras un largo hiatus, regreso.

A ustedes (ustedes saben quiénes son)

Este no-blog comenzó mientras estudiaba aún la carrera. Cerró, con una entrada atinadamente titulada 'Ceder', al finalizar dicha etapa.

Bien dice Tolkien: "not all those who wander are lost". Estos años he estado deambulando, buscando algo que era –y aún es parcialmente– inefable. Esa travesía en busca de algo sin nombre me impidió escribir con la frecuencia y pasión que me nacían bajo el manto de la licenciatura; la alegría de una boda futura –pues mientras redactaba este blog estaba comprometida– que nunca se dió; la estructura externa impuesta por la academia y creer que tenía certezas. No tenía certezas. Ni una. Sigo sin tenerlas. 

Ahora el manto de la incertidumbre, del devenir, de haber encontrado no sólo ese algo inombrable, sino que también un cúmulo de experiencias y personas valiosas, y un nuevo para quién, me permiten regresar a este no-blog.

Hoy por hoy tengo un libro publicado, y puedo afirmar que he obtenido más satisfacción de publicar en internet y poder hablar con mis lectores que de un libro impreso, publicado, festejado, vilipendiado, comprendido por unos, incomprendido por otros. Un libro impreso cuyos lectores rara vez conoceré.

No debo ser la primera escritora en decirlo: la cercanía con el lector es algo que, para mi escritura, encuentro esencial. La cercanía con el lector no se da en Twitter, Tumblr o Facebook: se da en los blogs. Ese intercambio de palabras, objeciones, empatía, halagos, e inclusive envidia o resentimiento, alimentan a la escritura y lo hacen tanto que, en mi caso, escribir sin poder recibir retroalimentación de mis lectores más allá de reseñillas o críticas contadas más por el morbo del chisme que por la crítica en sí, se ha vuelto un sinsentido absoluto.

Esto no implica que nunca volveré a publicar en impreso, pero tampoco que lo volveré a hacer. Como tantas cosas en la vida: no sé qué sucederá. A diferencia de hace cuatro años: poco me importa el ir y venir de las circunstancias sociales siempre y cuando la vida me permita sonreír a un lado de los seres que me son más queridos y tener un espacio que pueda llamar mío, un espacio que pueda ordenar, decorar y mantener como me guste. Aspiro sólo a un elemento de control: mantener mi espacio como quiero verlo. Fuera de eso, aspiro a reír, gozar, conocer gente nueva, escucharlos, abrazarlos y, sobre todo, carcajear a su lado. 

Soy una escritora supeditada a conocer la existencia de sus lectores. Me controla la escritura, me controla la existencia del lector; a diferencia, claro está, de casi todo lo que en la licenciatura me enseñaron que implicaba la práctica de la literatura.

Me doy la bienvenida de regreso a mi no-blog, y ante todo, se las doy a ustedes, lectores.

9 comentarios:

Carlos Núñez dijo...

No sé quien es usted ni por qué la sigo en twiter; pero el caso es que me he enterado de que retoma el no blog y que se iba a casar pero no se ha casado y de ambas cosas me alegro.
No comparto,sin embargo,el tema del suicidio; pero bueno,el recorrido vital de cada persona pasa por donde pasa.Le deseo que los vientos le sean favorables y, si no,que sepa mover las velas.

Bitty Navarro dijo...

Yo tampoco sé quién es usted, Carlos, pero es la belleza de internet: conocer a gente que, sin él, probablemente nunca conoceríamos.

Y del suicido le cuento que yo ya no comparto conmigo misma la postura de mi adolescencia; así que, al final, probablemente compartimos una postura semejante.

Bonito día. :)

Wiliam Ajanel dijo...

Espero que logres encontrar lo que buscas en estos lares.

Yo es que nunca logré resucitar esos proyectos que dejé tirados por ahí.

Enhorabuena por ti, Bitty.

Bitty Navarro dijo...

Wiliam, el tiempo calendárico constriñe. Te leo desde hace mucho y estoy segura que retomarás los proyectos que te sean más caros.

Un abrazo. :D

mandarined dijo...

Estaba bien chiquita cuando llegué a leer tu blog y nunca comenté ni nada, me limitaba a leer a los que me gustaban. Qué cosas que ahora no solo te leo sino que te tengo cariño y puedo venir a comentarlo, N.

Me da mucho gusto que vuelvas al no-blog.

Bitty Navarro dijo...

Nena hermosa, yo llevo un rato leyéndote también, y ahora te tengo cariño y respeto. Eres una mujer fuerte y se nota a leguas de distancia.

Me da mucho gusto que ahora lo leas y comentes. Abrazos.

Maik Civeira dijo...

Oh, has vuelto! Qué alegría me da! Justo hace poco estaba revisando mi blogroll y pensé en tu espacio. Bienvenida de nuevo a la blogósfera!

Bitty Navarro dijo...

¡Sí, Maik! Héme aquí. Nos estaremos leyendo. :D Abrazo.

Gustavo Muñoz dijo...

Me da gusto que retomes este espacio. Me da gusto lo que respondiste sobre el suicidio a Carlos. Me da gusto un montón de cosas más que veo.