Los últimos

 

Hoy, 24 de febrero, se cumplen 201 años de la muerte de G.C. Lichtenberg. N. concluirá esta serie publicando no uno, no dos… sino tres aforismos del autor.

N. espera que la lectura de Lichtenberg haya resultado placentera y que se animen leerlo más allá del no-blog.

 6a00e55019df85883300e553d1b9388834-800wi

 

Se habla mucho de la Ilustración y se desean más luces. Pero, ¿de qué sirve tanta luz, Dios mío, si la gente no tiene ojos, o, si los tiene, los cierra intencionadamente?

---…---…---…---

Lo que más frena la tensión de nuestros impulsos es ver en posesión de la fama a gente que, estamos convencidos, es indigna de ella.

---…---…---…---

Algo de la fama de los hombres más famosos se debe siempre a la necia miopia de sus admiradores, y estoy convencido de que la conciencia de ser examinados por gente con menos fama, pero más inteligencia que ellas, les amargaría toda su fama a esas personas. El verdadero, plácido disfrute de la vida sólo puede darse en la verdad. Newton, Franklin, ésos sí eran hombres dignos de ser envidiados.

Aforismo XV

N. presenta otro aforismo de Igui.

 

Cuando alguien me dice ‘no vale la pena que le pongas atención’, me esmero en no atender a sus palabras.

Penúltima

 

N. presenta la penúltima entrada de la serie en honor a G.C. Lichtenberg.

 

Tres agudezas y una mentira hacen hoy en día a un escritor.

Desde Pompeya, rumbo a Nápoles.

N. presenta un nuevo relato de BaNG

 

Te arrulla el ritmo del tren, vas de Pompeya a Nápoles.

Entre la vigilia y el sueño, el templo, las ruinas, el calco, el panadero, togas, grafitti, púrpura, fuente, el horno, perfumes, cloacas, el volcán, lava, el calco.

Vigilia, las ruinas, el templo, el calco. Nápoles.

Dedícame ésta

Para J.

 

Dedícame ésta

 

nonocanción

dedícame esta vuelta de lengua

 

nonolengua

dedícame el pianísimo del dedo

 

a pantallazos

a N. dedica

sinapsis apsis pac pac

 

a N. dedica

canciónoción

palacativo

 

Dedícame

saltimbanquis mandiblulares

café humo murmullo

relieve negro

sobre blanco

fundo pro pro fundo

 

Dedícame ésta

nonolengua

nonocanción

Zángano

N. presenta otro aforismo de Lichtenberg:

 

“Fino, la verdad, no era, pero dominaba el arte de cabalgar a lomos de su prójimo cuando le hacía falta”.

 

… los freeloaders no son exclusivos a la modernidad…

Aforismo XIII

N. presenta un aforismo de Igui

 

Moriré consciente, sabiendo que grité con suficiente fuerza para que se oyeran mis palabras y que, aún así, rara vez fueron escuchadas.

Lichtenberg reflexiona…

 

N. presenta otro aforismo de Lichtenberg.

 

“El entendimiento comprende bien la teoría; el juicio decide sobre su aplicación. Es algo que le falta a mucha gente, con frecuencia a los grandes eruditos y, sobre todo, a los téoricos”.

Metáfora insana

N. presenta un relato de BaNG

 

Hoy, si el Coyote hubiera logrado atrapar al Correcaminos, serías el segundo. Voltearías hacia el cielo y encontrarías la cara de tu némesis, relamiéndose gustoso, saboreando lo que la razón le indica es suyo.

Demacrado, tu ser te mira desde el libro que intentas leer; te grita y te dice que la caricatura que amabas en tu infancia nunca transcurrió así. Hoy eres el Correcaminos aplastado y ayer fuiste el que escapó de tantos artefactos ACME.

Lo sabes. El Coyote, el Correcaminos, ACME, todos juntos, todos tú.

Intentas seguir leyendo, te concentras en cada una de las letras. Buscas olvidar esa caricatura; metáfora insana, disfuncional, trastornada.