Desde Pompeya, rumbo a Nápoles.

N. presenta un nuevo relato de BaNG

 

Te arrulla el ritmo del tren, vas de Pompeya a Nápoles.

Entre la vigilia y el sueño, el templo, las ruinas, el calco, el panadero, togas, grafitti, púrpura, fuente, el horno, perfumes, cloacas, el volcán, lava, el calco.

Vigilia, las ruinas, el templo, el calco. Nápoles.

13 comentarios:

AVATAR dijo...

Treinta kilómetros perfectamente resumidos en cuarenta y seis palabras. Genial.

Besos

Hein? dijo...

.

Nuevamente noto esa infuencia dadaista en N., y nuevamente noto esa curiosidad suya de plasmar el ritmo en un escrito y, N., debo decirlo: vas mejorando en ello.

Casi pude sentir que iba en ese tren, las imágenes descritas se sucedían una tras otra, siguiendo el paso de un cronómetro... en este caso, el tic-tac interminable del cronómetro es producido por las ruedas del vagón al pasar de un riel a otro.



En definitiva, este es mi favorito hasta ahora.

H.

.

urbanoyhumano dijo...

Los trenes para mí son pausas en el tiempo mientras lo empujan.
Tienen un gusto añejo.

Talamentes dijo...

Te me vas a enojar pero me resulta muy similar a la economía de recursos de una canción de U2 llamada "Fez-Being Born" que describe ya no la llegada sino la partida de la ciudad de Fez, en Marruecos :

Six o’clock
On the autoroute
Burning rubber, burning chrome
Bay of Cadiz and ferry home
Atlantic sea cut glass
African sun at least

Lights… flash past…
Like memories
A speeding head, a speeding heart
I’m being born, a bleeding start
The engines roar, blood curling wail
Head first then foot
Then heart sets sail

Escuchándola se aprecia mejor :
http://www.youtube.com/watch?v=50M5qrx_tGA

Sorry ;D

Por cierto no le encuentro relación alguna con el dadaísmo...

Talamentes dijo...

Se me pasó preguntar qué es el calco

Dr. Dulcamara dijo...

Me encantó. El tren como movimiento intermitente en tiempo y espacio... diagh, no me hagas caso, pero en eso pensé al leerlo. Basta de interpretaciones arbitrarias je.

Saludos.

Jonathan Camargo dijo...

Todavía recuerdo tu emoción al llegar a Nápoles.

Era natural que incluso el cámino fuera especial. En el viaje el tiempo se distiende; la consciencia se funde; la vigilia es indistinguible del sueño, del horizonte, del murmullo del tren.

N. dijo...

AVATAR (VIR): N. y BaNG agradecen tus palabras. Pompeya y Nápoles... ¡qué ciudades!

=)

N. dijo...

Hein? (VIR): Definitivamente hay un juego con el ritmo, no obstante, N. y BaNG creen que este escrito no transparenta influencia dadaísta.

N. y BaNG agradecen tu comentario y que compartas tu experiencia al leerlo.

Saludos. =)

N. dijo...

urbanoyhumano (VIR): N. y BaNG se emocionan con el prospecto de un viaje en tren. Es una experiencia muy distinta a todos los demás medios de transporte. Tiene algo romántico, nostálgico, perdido.

Saludos. =)

N. dijo...

Talamentes (VIR): N. y BaNG no han escuchado mucho a U2, pero no les molesta su música. Lo que les molesta es Bono.

Los calcos son modelos de yeso de cuerpos que encontraron quemados por la lava que enterró Pompeya pero preservados por la misma.

Saludos. =)

N. dijo...

Dr. Dulcamara (VIR): N. y BaNG agradecen tu comentario.

A N. le gustan las interpretaciones arbitrarias. Le gustan más que las interpretaciones mafufas que buscan encontrar lo que no está.

Saludos. =)

N. dijo...

Jonathan Camargo (VIR): N. y BaNG piensan que todo Italia es especial, la llegada, el camino, estar parada, respirar ahí, TODO.

Un abrazo,

N.