No caen manzanas, cae carne.

N. se enorgullece en presentar un instante de P-Laco.

 

Caminas con pesar. La carne, hierro blando, jala hacia el pavimento. El hueso, acero poroso, tira como el jinete a la rienda.

Maldices a la gravedad, a Newton, a la física cuántica y demás fuerzas que osan atraer tu masa hacia el frío concreto.

No te apetece caer, quieres regresar a la posición erguida propia del homo sapiens. Tu especie. Esa especie, la de la razón. Pero esa fuerza vulgar, que a todo ente terrestre afecta, insiste en conquistar tu cuerpo. Tu mente lucha pero ella, la gravedad, puede más.

Caes.

27 comentarios:

Tumeromole dijo...

Ahora entiendo tu alegría al terminarlo: es muy bueno, síseñor.

La Maga dijo...

Caes... o envejeces y la carne seguirá su derrotero convirtiéndose en colgajo lo que antes estuviera fijo y tonificado. ¿Es la vejez y decrepitud la caída definitiva?

efterklang dijo...

Eeehhhh! N. ha vuelto.

"...El hueso, acero poroso..." tsss que buena frase!

Fuerza vulgar pero inconquistable...

Saludos N. :) un placer como siempre.

blackeagle-italiano dijo...

Eso es lo bueno, al ser humanos no tenemos que fijarnos tanto en eso!!

Saludos.

Peyote dijo...

Siempre sede 1ro la carne, es lo unico malo.

Dr. Dulcamara dijo...

Maldita gravedad, tan opresora. Muy bueno.

Saludos

Liz Blanc dijo...

Encantada, saltando entre tus letras, ellas no dejan caer, pueden más que la gravedad...
Estaba imaginando qué bonito fuera la ausencia de gravedad, o que la gravedad no resultara tan grave, tan mísera, y tal vez nos jalara hacia el cielo, qué bonito fuera un día habitual: volar y volar...
Un abrazo fuerte, y un placer disfrutar tus creaciones. Liz.

Liz Blanc dijo...

(PD: ya no estoy tan segura de la idea: "volar y volar", temo a las alturas...)

Ego dijo...

Es bastante bueno. Un evento por demás cotidiano, narrado de forma muy poética. Bravo!

Jonathan Camargo dijo...

A veces yo he sentido también esa fuerza de la gravedad que me envuelve. Es casi como un lecho tibio que no quisiera abandonar, a pesar de que en realidad es frio e impenetrable y monolítico.

Yo también trato de ser descendiente de homo erectus y quedarme de píe; con frecuencia fracaso.

N. dijo...

Tumeromole: N. y P-Laco agradecen tu apoyo y están felices de que te haya gustado el instante narrativo.

Saludos, =)

N. dijo...

La Maga (VIR): Tu comentario ha puesto a N. y a P-Laco a pensar sobre el efecto de la gravedad en el cuerpo a largo plazo. Quizá alguno de los autores catastroformistas pueda escribir algo al respecto. N. y P-Laco agradecen tu lectura.

Saludos. =)

N. dijo...

efterklang (VIR): N. y P-Laco se alegran de que el chango siempre lea el blog y agradecen su apoyo. La frase que menciona el chango... ¿por qué le llama la atención?

Saludos. =)

N. dijo...

blackeagle-italiano (VIR): N. y P-Laco creen que hay momentos en los cuales no nos queda más que fijarnos.

Saludos =)

N. dijo...

Peyote (VIR): N. y P-Laco piensan que la carne cae primero y la mente a veces lucha inútilmente.

Saludos =)

N. dijo...

Dr. Dulcamara (VIR): N. y P-Laco están muy felices de ver que usted ya es VIR. =)

Saludos =)

N. dijo...

Liz Blanc (VIR): N. y P-Laco, como siempre, agradecen y leen con placer y felicidad tus comentarios, pues si no vuelan por lo menos se impulsan más allá de lo que suele permitir la gravedad.

Saludos =)

N. dijo...

Ego (VIR): N. y P-Laco agradecen tu lectura y que te haya parecido poética la narración de la cotidianidad.

Saludos. :)

N. dijo...

Jonathan Camargo (VIR): A N. y a P-Laco les parece que en lugar de un comentario has creado un instante narrativo. ¡Wow!

Un abrazo. =)

Feo T. dijo...

Ah, ¡la gravedad! Enemiga número uno de la mujer. E ineludible, casi como paso del tiempo mismo.

¡Qué importa caer, si te levantas cada vez! Y si es el tiempo el que pesa sobre tus hombros ¡no te aflijas! Siempre que vayas con el espíritu erguido y en alto.

Además, no sé si andar erguido será lo propio del homo-sapiens, hay a unos que les vá tan bien arrastrarse... En fin. =P



¡Sonríe!

Adrián López~Cruces dijo...

Vale, ahora sí tocaste un tema en el que no puedo mantenerme neutral. No obstante, no quiero entonar loas a la gravedad pues no faltará quien crea que ese amor es más bien interés (después de todo, ella es la que me va a dar de tragar).

Sí, las fuerzas que nos limitan son las mismas que nos pusieron el escenario y nos dan forma.

Así que, si la razón no nos impide caer, al menos hay que emplearla para hacerlo con gracia (una onda estilo triple mortal hacia atrás en posición C, con grado de dificultad 3.2..., o como sea)

Muy buen instante de P-Laco. Valió la pena la "larga espera" (tienes un promedio de un post cada dos días y cachito... yo hago tres en un mes. Lo sorprendente es que mantienes la calidad, que a fin de cuentas es lo importante).

Un abrazo.

N. dijo...

Feo T. (VIR): N. y P-Laco piensa que, en lo que se refiere a las 'caídas' que causa la gravedad, no siempre nos podemos levantar. A N. y a P-Laco les ha dado risa tu comentario sobre el homo-sapiens y su... ¿columna vertebral?

Saludos. =)

N. dijo...

Adrián López~Cruces (VIR): N. y P-Laco no tienen rencor hacia la gravedad. Simplemente, es una fuerza que se hace presente en forma negativa -los físicos, desde el laboratorio, observan sus efectos universales-. El la cotidianidad ésta sólo es perceptible en cuanto causa una molestia al cuerpo.

N. y P-Laco, como siempre, agradecen tu lectura y se sienten halagados al leer que consideras que la calidad del blog es uniforme.

¡Saludos! =)

mujer del traje gris dijo...

Entonces algo hay de "homo" entre el chango evolucionado y la tierra donde se sedimentan las versiones anteriores de las que huye, queriendo ser más poderoso que la fuerza que lo jala al centro del globo.

¡Qué de comments llevas en este post!

Brenda Bejar dijo...

Me da gusto encontrar un lugar con tintes de literatura más que de cotidianidad, aunque me muerda la lengua.

N. dijo...

mujer del traje gris (VIR): N. y P-Laco no pueden entender por qué el hombre tiene confianza ciega en su consabida razón.

Saludos.

N. dijo...

Brenda Bejar (VIR): N. agradece tu comentario y se alegra de que te agrade el blog. N. espera que regreses a visitar el no-blog pronto.

Saludos.